Navegacion

domingo, abril 15, 2007

ALIMENTOS DEL PETROLEO
… La reconversion de la OPEP?

Por: Nelson Hernandez

El cambio climático y su consecuente efecto invernadero, los altos precios de los hidrocarburos y su inseguridad de suministro conducen inexorablemente a la sustitución de los combustibles fósiles dentro del sistema energético mundial.
Hace 25 años se decía “… Las energías alternas podrán ocupar espacio cuando el precio del petróleo las haga económicamente competitivas”. Esta situación esta presente. El desarrollo acelerado, en la última década, de las nuevas forma de energía tiene su fundamento en un precio del petróleo de al menos 40 US$ por barril. Es así como, entre otras fuentes de energía, el biocombustible Etanol irrumpe de una manera “explosiva y dinámica” para sustituir en los próximos 20 años un volumen equivalente de 6 millones de barriles diarios de gasolina, es decir, un 10 % del consumo mundial.
Este escenario poco halagador para los países exportadores de petróleo (OPEP) obliga a reconvertir sus estrategias y dirigirlas a buscar “nuevos” usos de sus ingentes reservas de hidrocarburos. Uno de ellos es la producción de alimentos a partir del petróleo. Esto quizás luzca “esotérico”, pero recordemos que los alimentos desde el punto de vista químico son combinaciones de dos elementos básicos: El Carbono (C) y el Hidrogeno (H2), y exactamente de esos mismos elementos están conformados los hidrocarburos.
En tal sentido, la Biotecnología – Ciencia basada en la Biología - ya ha dado pasos en esa dirección. La Biotecnología es toda aplicación tecnológica que utilice sistemas biológicos y organismos vivos o sus derivados para la creación o modificación de productos o procesos para usos específicos.
Ya en el año 1957, Alfred Champagnat investigaba los microorganismos “comedores de aceite” en la refineria de Lavera, Marsella. Dentro de sus resultados Champagnat menciona que una tonelada de petróleo sometida a este proceso de “reconversión” produce una tonelada de material proteico, y que cuando está fresco el color es blanco y de sabor insípido, pero cuando envejece se torna marrón y con olores como un juguete de plástico nuevo.
En 1971, British Petroleum (BP) obtiene un producto denominado “Toprina”. Como consecuencia del alza del precio del petróleo – primer embargo petrolero 1973 – lleva al traste el proyecto a escala comercial en Grangemouth (100 mil toneladas anuales) para producir proteínas.
Han transcurrido más de 35 años. Ha habido grandes adelantos tecnológicos en las distintas ramas del saber humano. La Bioingeniería y La Nanotecnologia, entre otras, están disponibles para acometer proyectos que optimicen el proceso de obtención de la Tropina o de cualquier otro producto proteico proveniente del petróleo.
En el largo plazo la variable precio no será obstáculo en la producción de “protoil” – proteínas del petróleo -, ya que por no ser demandado el petróleo su precio será bajo.
Para la OPEP, se le presenta la oportunidad de romper un paradigma, al convertirse en productores de proteínas. Lo curioso es que no tendrían que cambiar sus siglas de organización, ya que seria: Organización de Países Exportadores de Proteínas (OPEP).
Esta dirección estratégica seria bien vista por el mundo ya que contribuiría a disminuir los que se ha denominado “el boquete de la proteína” de los países en desarrollo.
La OPEP tiene la palabra.

2 comentarios:

Alexander Guerrero dijo...

Entonces Travieso no se puede quejar por haberlo mandado a comer resercas de petroleo

ulrich dijo...

los intereses comerciales de EU vetaron este revolucionario descubrimiento, para proteger sus cuantiosas exportaciones de soya cuyos productores vieron en las proteinas petroquimicas una seria amenaza para sus mercados