Navegacion

miércoles, abril 04, 2007

OPEG (Organización de Países Exportadores de Gas)

… El nuevo cartel energético (Entrega 2/3)

Link con Entrega 1

OPEG el nuevo cartel energético estará conformado, en principio, por Irán, Rusia, Venezuela, Argelia y Qatar. Si el objetivo de sus creadores es el ayudar a paliar las necesidades energéticas a nivel mundial, el resto de los países – sobre todo los desarrollados – presienten que hará mas complicado las negociaciones de comercialización de este hidrocarburo gaseoso.

En tal sentido, la OPEG degradaría el mercado actual del gas, y su cartelización es inmediata, es decir, precio único. Recordemos que lo que se tranza es metano (en forma liquida o gaseosa) y este, a diferencia del petróleo, posee las mismas características físicas y químicas. En otras palabras, el gas no tiene la diversidad de tipos o clases (pesado, mediano, liviano) que tiene el petróleo lo cual incide en la fijación y variación del precio de este. (Ejemplo: Árabe Liviano, WTI).

La Unión Europea (UE) considera que la creación de OPEG significaría un cambio en la política abierta de uso del gas dentro de su esquema energético poniendo en peligro la utilización del gas como “energía amigable al ambiente”. Sin embargo, hay quienes piensan que la OPEG no es viable dadas las diferencias que tienen sus formadores en cuanto a la producción, distribución y comercialización del gas. Este argumento es mas un deseo que una realidad, ya que la OPEP esta conformada por países disímiles, que lo único que tienen en común es que producen petróleo.


Lo que si debe tener claro la Unión Europea es la de trazar una estrategia ante la creación de la OPEG, ya que importa el 40 % del gas que consume, y el 32 % es suministrado por Rusia. El resto de la importación proviene de Noruega, Argelia, Nigeria y Qatar. Por otra parte, algunos países de la UE importan muy poco o incluso nada de gas de Rusia, como es el caso de Bélgica, Luxemburgo, Irlanda, Portugal, España, Suecia y el Reino Unido. Dinamarca es autosuficiente, mientras que Noruega y Holanda son exportadores netos de gas. Países como Grecia, Finlandia, Bulgaria y Lituania importan más del 95% del consumo de gas de Rusia.


En lo atinente a Japón, satisface sus necesidades con GNL y es el primer importador de gas en esta forma (40 % del total mundial), si se quiere seria el menos “afectado” por el cartel OPEG, ya que el 76 % de sus necesidades (7385 millones de pies cúbicos diarios) provienen de Malasia, Indonesia, Brunei y Australia. Estos países, que no están hoy como formadores del cartel de gas, tuvieron una producción en el 2005 del 44 % del total mundial que se situó en 18270 millones de pies cúbicos diarios. Es de aclarar que el mercado de GNL se desarrolla de una manera más expedita, estable y con menos problemas geopolíticos que cuando se comercializa a través de gasoductos internacionales que es el caso de Rusia – Unión Europea.

En el caso de Estados Unidos, la OPEG no tendría en el corto y mediano plazo una marcada influencia dentro de su estructura energética, ya que solo el 3 % (1730 millones de pies cúbicos diarios) de sus necesidades es importado bajo el esquema de GNL. En el 2005, el total de gas consumido se situó en 61300 millones de pies cúbicos diarios, del total mundial. Sin embargo, el Secretario de Recursos Energéticos, Samuel Bodman, menciono que “Iniciativas nuevas o viejas que pretenden controlar el flujo de la oferta de energía al mercado y eluden la función del mercado de fijar los precios, se oponen a los intereses a largo plazo de los productores y los consumidores”, en un discurso pronunciado el 14 de febrero en una conferencia sobre energía que tuvo lugar en Houston.

La creación de OPEG, tiene que ser muy bien evaluado ya que tendría un alto impacto geopolítico, especialmente para sus promotores. Pareciera que el gran ganador de una OPEG es Rusia.

Es de recordar que el gas natural no se comercializa tanto como el petróleo. El mercado del gas natural es más difícil de administrar que el del petróleo. Asimismo, gran parte del gas se vende en contratos a largo plazo sobre los cuales tendría poca influencia un cartel.

Por otra parte, economías como las de la UE, Japón, Corea del Sur y Taiwán, que dependen en gran medida de las importaciones de gas natural, lo utilizan primordialmente para generar electricidad. Si el gas natural se vuelve demasiado caro esas economías se cambiarían, indiscutiblemente, a otros combustibles para realizar tal generación.

0 comentarios: