Navegacion

sábado, febrero 28, 2009

SERVICIOS AL CARRO ELECTRICO (BETTER PLACE)

… Un nuevo enfoque de tecnología y mercado

Por: Nelson Hernandez

(Entrega 1/2)

Link Entrega 2

La evolución tecnológica es un conjunto de hechos, muchas veces aislados, que alguien ensambla para crear una nueva tecnología y darle solución a un problema. La computadora personal es un buen ejemplo, donde el “chips” fue el salto quántico que la potencio. Lo importante de todo esto es que cada vez surgen nuevos requerimientos y la evolución tecnológica dará con la solución.

En los últimos años se ha puesto de manifiesto el aspecto climático como uno de los grandes retos que tiene la humanidad como consecuencia del uso indiscriminado y creciente de los combustibles fósiles, cuya combustión produce CO2, gas de efecto invernadero responsable del cambio climático. Uno de los sectores en cambiar su paradigma es el del transporte. Se busca mayor eficiencia en los motores de combustión interna, o la sustitución de este por motores de aire o motores a agua o motores eléctricos.

Better Place esta trabajando para construir una red de servicios para carros eléctricos ensamblando distintas tecnologías actuales. La meta de esta compañía es proporcionar a la humanidad un transporte sustentable, una independencia energética global y un mundo libre de petróleo.

Hasta ahora se ha trabajado en el motor eléctrico, si se quiere de una manera aislada por las distintas empresas fabricadoras de automóviles. Lo nuevo que ofrece la visión de Better Place, es un servicio de red de recarga y de sustitución de baterías estándar. En otras palabras, el vehiculo eléctrico podría ser de diferentes marcas, pero tienen en común la batería. Este concepto, similar al de las operadoras de telefonía móvil permite la masificación del auto eléctrico, lo que a su vez incrementa la demanda de electricidad.

Esa demanda nueva de electricidad, de acuerdo a Better Place, debe ser proporcionada por energías alternativas (solar y eólica, principalmente) con lo cual se fortalece el desarrollo técnico-económico de estas. Otra ventaja que proporciona la visión Better Place es una mejor utilización de la electricidad generada en plantas convencionales al rebajar los picos de demanda.

La recarga eléctrica del vehiculo puede hacerse de dos maneras, mediante el cambio de batería o por conexión a una red eléctrica.

Para el cambio de la batería, Better Place propone estaciones de servicios, ubicadas por ahora cada 100 millas (160 Km.) ya que es la autonomía que proporciona la tecnología de las baterías actualmente. El conductor llega a la estación de servicios y en menos de tres minutos le es cambiada la batería por una recargada y puede continuar su marcha. Aseguran que esta tan simple el cambio que cualquier persona puede realizarlo.

Para la recarga por conexión, por ahora, se haría al conectar el carro a una red eléctrica convencional. Sin embargo, Better Place tiene contemplado la construcción de “surtidores eléctricos” a lo largo de la ciudad, en urbanizaciones, centros comerciales, estacionamientos y edificios de oficinas donde el usuario mientras realiza otras actividades le pone “carga eléctrica” a su vehiculo.

El salto quántico de la recarga por conexión, que Better Place promete dentro de 3 años, es la inalámbrica (Wi – Tricity). Un software instalado en el vehiculo permitiría la recarga automática de la batería sin la intervención de persona alguna. Es decir, cero preocupación y perdida de tiempo en el suministro de energía a nuestro vehiculo.

Las economías de Better Place indican que un usuario de carro eléctrico con la tecnología por ellos propuesta paga energéticamente el 50 % del costo al compararlo con un motor a gasolina.

Better Place trabaja actualmente con líderes gubernamentales, fabricantes de autos, compañías de energías y otros actores para que su visión de vehículos eléctricos de emisión cero sea una realidad en todos los países del mundo.

En el 2008, Israel es el primer país y la Renault – Nissan los primeros fabricantes en tomar el esquema Better Place.

En una próxima entrega más detalles sobre este nuevo enfoque tecnológico

lunes, febrero 23, 2009

CENTRALES HIDROELECTRICAS


… Un cambio de paradigma con el ambiente


Por: Nelson Hernandez


Para el año 2007 el mundo consumió 223 millones de barriles diarios de petróleo equivalente. 35.6 % petróleo, 23.8 % gas natural, 28.6 % carbón, 5.6 % nuclear y 6.4 % hidroelectricidad. De este consumo el 36 % fue dedicado a generar electricidad, la cual alcanzo los 19895 teravatios-hora.


De esta generación de electricidad, el 68 % provino de las energías fósiles, 13.8 % de la nuclear, 2.5 % de las alternas y 15.7 % de la hidroelectricidad.


A mediados de los años 60 del siglo XX, se inicia un auge en la construcción de centrales hidroeléctricas a nivel mundial. Las tres represas mas grandes del mundo, y en ese orden son: Tres Gargantas (22400 MW-China), Itaipu (14000 MW – Brasil/Paraguay) y Guri (10000 MW- Venezuela).


Hoy en día, aunque la hidroelectricidad es considerada una energía limpia, esta altamente cuestionada por los ambientalistas la construcción de nuevas represas. A continuación algunos de los argumentos emitidos:


  • No son amigables. Las centrales hidroeléctricas de embalse emiten, unas diez veces más de metano y CO2 que cualquier central termoeléctrica, debido a la putrefacción de bosque y del subsuelo inundados, acelerando así de sobremanera el efecto invernadero. A esta situación hay que sumar la falta de esta vegetación en la captación de CO2 y producción de oxígeno.

  • No son renovables. La renovabilidad de las centrales hidroeléctricas de embalse no es ilimitada. Cada represa requiere de una evaluación de su vida útil, ya que ésta depende de factores como el estancamiento de sedimentos que, a lo largo del tiempo, disminuyen el volumen de agua y con ello el volumen de generación.

  • No son sustentables. Las centrales hidroeléctricas tienen un promedio de vida útil de 50 años. Lo que queda después, es un pozo de arena. En consecuencia, pagamos con nuestro aire, suelo, bosque y agua y con ello también con nuestros intereses económicos (turismo, agricultura) el retardo, estimado en 50 años, para aplicar otras tecnologías que podrían implementarse ya, como las energías alternas.

  • No son económicas. Al incluirse el costo ecológico, que generalmente no se tomaba en cuenta, resultan altamente costosas al tener que resarcir los daños ambientales que bien a nivel de turismo, agricultura, ganadería, etc. se producen.

Todas las represas son temporales. No es cuestión de que si una presa se va a cerrar o no, sino cuando. Sedimentación, debilidad estructural, y cambio de valores sociales se combinarán para destruir las estructuras hechas en la época de su construcción.


Un buen ejemplo son las represas Elwha y Glines del Estado de Washington en los Estados Unidos. Estas dos presas de 30 y 60 metros de altura, respectivamente, son antiguas y bloquean la migración de peces a los 110 km de aguas prístinas situadas en el Parque Nacional Olympic. Estas presas también perjudican a la Tribu Klallam del bajo Elwha, que depende del salmón y el río para su bienestar físico, espiritual y cultural.


El desmantelamiento de estas represas, las mayores en envergadura a ser eliminadas hasta hoy, constituyen un acontecimiento histórico y científico sin precedente. Su desmantelamiento esta previsto realizarlo en varias fases a lo largo de tres años, de 2009 al 2011.



lunes, febrero 16, 2009

42 AÑOS DE PRODUCCION DE PETROLEO


… manteniendo el crecimiento de la humanidad


Por: Nelson Hernandez


En el periodo 1965 – 2007, la producción de petróleo se incremento en 49.7 millones de barriles diarios (MMBD), promediando mas de 1 MMBD cada año. Para 1965 la producción era de 31.8 MMBD. Para el 2007 la producción alcanzo los 81.5 MMBD. Este incremento equivale a un 2.27 % interanual.


Para el periodo 1965 – 1980, el crecimiento interanual fue de 4.65 %, mientras que en el periodo 1980 - 2007, tal porcentaje se sitúo en 1.0 %.


En lo atinente a la participación de la OPEP en esta producción alcanzo su máximo en el año 1973 (año del embargo petrolero a occidente) al situarse en 51 %. A partir de ese momento la OPEP bajo su participación para fortalecer su política de “protección de precios”, la cual le ha dado resultado positivos parcialmente. Lo que si debe quedar claro para todos es que cada barril que deja de producir OPEP es un barril que es sustituido bien sea por un productor No OPEP o por una fuente de energía alternativa.


La gran bajada de participación de OPEP en la década de los años 80 del siglo XX obedece a la caída de precio del petróleo para el mismo periodo. Por otra parte, también ocurrió una baja en la producción, en el primer quinquenio de los ochenta, como consecuencia de una menor demanda motivada a los esfuerzos realizados por los países industrializados en tecnologías mas eficientes energéticamente con el objeto de independizarse de los suministros de petróleo de los países OPEP.


25 años después el ciclo se vuelve a repetir. Un aumento histórico del precio del petróleo en el año 2008, y una crisis financiera a nivel mundial ha obligado a una disminución de la demanda y por ende del precio a niveles de 37 $/B (16-02-09) del WTI.


A esta situación ha respondido la OPEP con un recorte de mas de 2.0 MMBD en los últimos 6 meses con el fin de apuntalar los precios. Aunado a la crisis financiera, los países industrializados, especialmente el G8, han establecido políticas dirigidas a maximar el desarrollo y uso de las energías alternativas y la independencia de importación de petróleo de países “no amigables” como Irán y Venezuela.


En este escenario, a corto y mediano plazo, la OPEP en lugar de ganar terreno perderá, como ha ocurrido en ciclos anteriores.


lunes, febrero 09, 2009

¿MENOR DISPONIBILIDAD DE PETROLEO?

Un suministro cada día más difícil

Por: Nelson Hernandez

Independientemente de los altos niveles de precios alcanzados por el petróleo en el año 2008, adosado a los “inversionistas especuladores” por buscar, estos, mejores rendimientos en otras áreas, especialmente los denominados "commodity", como consecuencia de la crisis financiera, la industria petrolera no tiene hoy en día un aumento sustancial de sus reservas y potencial de producción en lo atinente a crudos convencionales.

La grafica muestra para el periodo 2000 – 2007 a nivel mundial la producción acumulada de petróleo comparada con el incremento neto de reservas. Los países NO OPEP muestran una relación reservas / producción de 0.23, es decir, que por cada barril consumido se ha añadido solo el 23 % en reserva. En otras palabras, no se reemplaza el 77 % de lo consumido. Esto obliga a indicar que estos países no pueden sostener en el mediano plazo una industria petrolera fuerte.

En el caso de los países OPEP, la situación es contraria. Por cada barril producido se ha incrementado las reservas en un 28 %. Esto garantizaría en el mediano plazo que la industria petrolera de estos países puede satisfacer una demanda de crecimiento vegetativo.

A nivel del mundo, el balance no es “positivo”. Por cada barril producido solo se ha reemplazado el 56 %. Esta situación hace difícil la satisfacción de la demanda de una manera holgada con crudos convencionales (no provenientes de arenas bituminosas) que son los mas fáciles y menos costosos de explotar y refinar.

Es de señalar que en la década de los años 60 del siglo XX, la relación era de que por cada barril producido se añadían 5 barriles netos de reservas.

La grafica a continuación muestra una comparación, para los años 2005 y 2008, de los nueve países que presentaron un incremento significante en su producción, el cual se sitúo en 2.66 millones de barriles diarios de petróleo, liderado por Angola (nuevo miembro de la OPEP) con el 23 % de dicho incremento.

El resto del mundo, ha presentado un decremento de 4.63 millones de barriles diarios. El cambio neto es de 1.97 millones de barriles diarios menos que lo producido en el 2005. Otro aspecto importante es la aparición de nuevos actores en el mundo petrolero.

Todo lo anterior nos indica que cada día será más difícil satisfacer los requerimientos mundiales con petróleo convencional.