Navegacion

lunes, agosto 27, 2012

Accidente Refineria Amuay (Video-Foto)


jueves, agosto 23, 2012

La Eficiencia Energética




Por: Nelson Hernandez



Consecuencia de los altos precios del petróleo (pago de la factura energética), la amenaza constante de países “no amigables”, (con alta producción de petróleo) de suspender el suministro y la preocupación de minimizar el usos de combustibles fósiles para afrontar el fenómeno de cambio climático, la humanidad en general, ha visto que la EFICIENCIA ENERGETICA es la vía correcta a utilizar.

La eficiencia energética se puede definir como la reducción del consumo de energía manteniendo los mismos servicios energéticos, sin disminuir nuestro confort y calidad de vida, protegiendo al ambiente, asegurando el abastecimiento y fomentando un comportamiento sostenible en su uso.

Así mismo, la eficiencia energética no se decreta, es un proceso continuo donde la educación energética, el hábito personal de hacer las cosas y los adelantos tecnológicos confluyen hacia el objetivo de consumir menos energía.

La grafica muestra de una manera esquemática el ciclo de vida de la eficiencia energética, la cual tiene una vida infinita, es decir, nunca se alcanza el momento donde hay la máxima eficiencia, siempre habrá un paso más para mejorar esa eficiencia alcanzada.

Lo primero que debe realizarse en un programa de eficiencia energética es una AUDITORIA ENERGETICA, la cual nos permitirá conocer cuan eficiente somos y establecer las bases iniciales de dicho programa, a esta fase se le denomina eficiencia energética pasiva.

La próxima fase es la llamada eficiencia energética activa, que no es más que la implementación de acciones que conlleven a un mejor uso de la energía, lo cual va acompañado con el control de ellas y su ajuste en función de las metas establecidas. Esto origina la actualización de la auditoria energética, de allí el ciclo de vida continuo de la eficiencia energética. 

El principal actor de un programa de eficiencia energética es la persona, de nada vale tener un óptimo programa, si quienes deben aplicarlo o usarlo no cambia o modifica sus hábitos de actuación en los quehaceres cotidianos.