Navegacion

domingo, junio 10, 2007

GNL UN SUMINISTRO CONFIABLE

… para minimizar la geopolítica

Mientras la integración energética latinoamericana llega, los países buscan, individualmente, de resolver su situación energética. Es así como distintos proyectos, en forma aislada, se analizan o se llevan a cabo para satisfacer las necesidades energéticas - cada vez más creciente - acordes con sus planes de desarrollo económico.

Latinoamérica tiene más de 35 años planteando, analizando, estudiando (… nunca se gradúa) distintos esquemas de integración: Comunidad Andina de Naciones, MERCOSUR, CARICOM, etc., entre otras. Sus logros y fracasos (mas de estos últimos) han estado y seguirán estando signados por las distintas posturas políticas de los máximos representantes nacionales de cada país. Es decir, se ha antepuesto lo político ante lo económico.

En el caso de la energía, como ocurrió en la última cumbre celebrada en Venezuela, abril 2007, en lugar de consensos lo que hubo fue disensos. El etanol salió a relucir - cuando no estaba en agenda su discusión- producto de una postura política del país anfitrión. Lo que quedó claro es que la gran mayoría de los países, por no decir todos, tienen o planifican tener proyectos de producción de etanol como combustible alterno a la gasolina.

Un ejemplo de lo que están haciendo los países para satisfacer sus requerimientos energéticos es Chile, quien comenzará dos proyectos para reducir su dependencia del gas argentino.

La Empresa Nacional de Petróleo, Endesa y Metrogas (todas empresas chilenas) y el grupo Brithis Group (BG) firmaron un contrato para construir el primer terminal de GNL en Bahía Quintero. BG posee el 40 % de las acciones y el resto está distribuido en las empresas chilenas en partes iguales.

Se estima que el Terminal comience a operar en el segundo semestre de 2009 y cubrirá el 40 % de la demanda de gas de Chile, que para el mediano plazo se sitúa en 1300 millones de pies cúbicos diarios (MMPCD). La planta tendrá una capacidad de suministro diario de hasta 500 MMPCD y con una autonomía de 20 días, basado en un almacenaje de 330 mil metros cúbicos de GNL. El costo total del proyecto es de 940 millones de dólares.

El otro proyecto es el de exploración para determinar la factibilidad técnica y económica de recursos de gas en la plataforma submarina. El área a explorar es de 2500 kilómetros cuadrados en el Golfo de Arauco.



Por otra parte, Brasil esta en la misma línea de Chile. Con el objeto de independizarse del gas Boliviano, Brasil firmo con Argelia, el 8 de junio de este año un contrato para el suministro de GNL.

Las cantidades aun no se han precisado, pero están en el orden de los 20 millones de metros cúbicos diarios (700 MMPCD). Este gas se recibirá mediante dos terminales de regasificación flotantes. Uno en Guanabara (Río de Janeiro) y el otro en Pecem (Ceara). Esta modalidad permite a Brasil recibir gas en junio del 2008 al no tener que construir infraestructura en tierra, tal como lo hara Chile.

Es de hacer notar que el GNL contratado por Brasil, equivale al 80 % del gas que hoy le compra a Bolivia.

Estos proyectos de GNL hacen mas cuesta arriba la construcción del Gasoducto del Sur. Recordemos que Chile y Brasil son los grandes consumidores de gas en Latinoamérica, y esto los independiza energética y políticamente de los posibles suplidores de gas latinoamericanos.

En definitiva, el GNL se adelanto a la posible integración gasifera vía gasoductos.

Haga clic AQUÍ, para ver un enfoque de integración energetica latinoamericana de OLADE


0 comentarios: